Skip navigation


AÑO 1920- SOBERBIO HECHO POLÍTICO, MILITAR Y DIPLOMÁTICO PROTAGONIZADO POR EL ESTADO ARGENTINO Y UN BUQUE DE SU MARINA DE GUERRA, EL CRUCERO A R A 
  9 DE JULIO”

El 27 de febrero de 1844 se fundó la República Dominicana como escisión de la porción española de Haití. En 1864 los patriotas dominicanos proclamaron la restauración republicana en su tierra.

Desde 1905 un “síndico general de aduanas”, nombrado por el gobierno de los Estados Unidos de América (contra la entrega de un préstamo de U$S 20 millones), tenía a su cargo en la República Dominicana la recaudación de la renta pudiendo reclamar para ese menester la ayuda coercitiva de su país. El síndico retenía el monto para pagar los servicios y amortizaciones de los empréstitos extranjeros y daba el remanente al gobierno dominicano. En 1913 una revolución depuso al gobierno que se había sometido a los Estados Unidos, y entonces el presidente demócrata Woodrow Wilson junto a otro demócrata William Jennings Bryan, ordenaron al síndico retener la parte correspondiente al gobierno y “no entregarla a  ningún presidente institucional”. Para apoyar esta determinación en 1916 se desembarcaron tropas para custodiar la Aduana y vigilar las elecciones; como éstas no fueron satisfactorias para sus intereses ocuparon la capital.

El 24 de mayo de 1919 falleció en Montevideo el poeta Amado Nervo, embajador de Méjico ante la República del Uruguay y embajador concurrente ante nuestro país. El Estado Argentino ordenó que sus restos fueran repatriados con todos los honores a bordo del crucero ARA 9 de Julio.

En la derrota de regreso de su travesía a Méjico, el buque de guerra argentino se vio obligado a hacer escala en algún puerto intermedio. Su Comandante consultó con el Ministerio de Marina si podía tocar o no Santo Domingo y, en caso afirmativo, si saludaba o no a la bandera norteamericana al entrar al puerto, a la sazón, ocupado por fuerzas militares de los Estados Unidos de América.

La inmediata respuesta del Estado Argentino fue que podía tocar Santo Domingo y que debía “Saludar al pabellón dominicano”.

Al entrar a puerto, el día 13 de Enero de 1920 el acorazado ARA 9 de Julio, frente al torreón de la fortaleza, izó a tope, en reconocimiento de su soberanía, la bandera del país ocupado y la saludó con una salva de 21 cañonazos. Corrió la voz por la ciudad, y dominicanos fervorosos compusieron con trozos de tela una bandera dominicana que izaron en el torreón de la fortaleza.

La campaña de los patriotas dominicanos para el retiro de las tropas norteamericanas tuvo una alta expresión en la asamblea del año   1921.

 En 1924 los norteamericanos se retiraron.

No es posible evaluar cual fue la importancia del gesto argentino en relación con la libertad dominicana  pero es sin dudas un ejemplo para recordar y valorar, en el ejercicio pleno de la democracia, a las Fuerzas Armadas, como Instituciones de la República, que se convierten en parte indisoluble de la decisión de sus gobiernos y son una herramienta clave en apoyo de su política exterior.

En el año 1965, en su tercer viaje de instrucción, la Fragata ARA “Libertad” (ahora presa de un Estado africano que en 1920 no existía) depositó en tierra dominicana, el cañón de 4 pulgadas y 40 calibres del crucero ARA “9 de Julio” con el cual se hicieron las salvas de saludos, aquel 13 de Enero de 1920. Hoy está como símbolo de admiración de dicho pueblo a una Argentina que es difícil reconocer, en la explanada frente a la Escuela Naval de la República Dominicana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: