Skip navigation

ISLAS MALVINAS SOBRE LA PLATAFORMA CONTINENTAL PATAGONICA

ISLAS MALVINAS SOBRE LA PLATAFORMA CONTINENTAL PATAGONICA

Martes, 12 de Mayo de 2015 09:42

By James Neilson – NOTICIAS _ Opinión

Enlace Corto >>  http://wp.me/p2jyCr-tc 

El espectacular giro diplomático de Cristina Fernández en el final de su mandato.

Érase una vez, en los gloriosos años sesenta y setenta del siglo pasado, cuando muchos adolescentes soñaban con un futuro teñido de rojo. La revolución estaba en marcha. Para angustia de los reaccionarios, héroes como Fidel, el Che, Mao, Ho Chi Minh, Gadafi y, pensándolo bien, nuestro general Juan Domingo Perón, llevaban el mundo hacia un nuevo amanecer. Moría el capitalismo: pronto sería sepultado por la gran topadora soviética. El imperialismo yanqui, derrotado en el campo de batalla por guerrilleros tercermundistas y socavado desde dentro por jóvenes rebeldes, se batía en retirada.

Puede que en su juventud ya lejana Cristina no haya fantaseado con un mundo socialista, pero en la actualidad le gusta dar a entender que siempre compartió el “idealismo” de sus coetáneos izquierdistas. Será por suponer que su relato personal lo necesitaba, que últimamente se ha esforzado por brindar la impresión de sentir tanta nostalgia por aquellos tiempos que se resiste a creer que se han ido para siempre. Así, pues, para extrañeza de sus anfitriones, en Pekín habla de “la construcción de un modelo propio de crecimiento y desarrollo” por Mao, dando por descontado que el llamativamente anti-maoísta cóctel autoritario-neoliberal que a partir de 1979 rige en China y que hizo posible el mayor cambio socioeconómico de la historia fue obra del gran timonel; en Moscú homenajea a Lenin; y en Vietnam, otro país que está avanzando con rapidez por el camino capitalista, compara Ho Chi Minh, con José de San Martín.

Pero no solo se trata de la propensión de Cristina a venerar íconos ya muertos de la ultraizquierda combativa de medio siglo atrás. Para que nadie cuestione su tardío fervor revolucionario, maneja la política exterior del país como si aún existiera el mundo de ayer.

Es una empresa quijotesca. Como el caballero de la triste figura, Cristina se imagina en otra época, una mucho más emocionante que la que le ha tocado. Quisiera aliarse “estratégicamente” con gobiernos progresistas que, le gustaría creer, comparten su nostalgia por la lucha contra el imperialismo capitalista, o sea, el mal absoluto, pero en su búsqueda solo encuentra fantasmas.

La Unión Soviética se fue. En su lugar está Rusia, un país pobre y terriblemente inequitativo dominado por una casta de “oligarcas” corruptos. La economía rusa, que es más chica que la de España, está en recesión. Conforme a las pautas tradicionales, el gobierno de Vladimir Putin es de derecha.

Así y todo, para Cristina las fantasías mortíferas que estaban en boga en La Plata en sus años como estudiante importan más que la decepcionante realidad actual y, de todos modos, el que los yanquis se opongan a lo que están haciendo Putin y sus amigos le parece motivo suficiente como para solidarizarse con ellos.

También es pobre el otro “aliado estratégico” de Cristina, China, a pesar de que, luego de reemplazar la variante maoísta del marxismo que la depauperaba aún más por una forma sui géneris del capitalismo liberal en el que el partido monopoliza el poder político dejando los negocios en manos de multimillonarios recién enriquecidos, se haya puesto a crecer a un ritmo endiablado.

Con todo, si bien el producto per cápita chino sigue siendo inferior al argentino, para no hablar del estadounidense, tiene tantos habitantes que, según algunos especialistas, su economía ya es la más grande del planeta en términos de poder adquisitivo. China también se las ha arreglado para acumular una cantidad fabulosa de dólares y otras divisas.

Al igual que todos los demás países, la Argentina tendrá que enfrentar los muchos desafíos que está planteando el resurgimiento del gran imperio del medio que, a juicio de su elite, se ubica en el centro del mundo civilizado desde hace milenios, pero le convendría proceder con cautela. A diferencia de los occidentales posmodernos, los chinos no creen en la igualdad de naciones. Tampoco toman en serio el “multiculturalismo”. Si logran desplazar a Estados Unidos de su lugar en el podio mundial, el orden resultante sería todavía más jerárquico que aquel al que nos hemos acostumbrado.

Los líderes nominalmente comunistas de China se han propuesto avanzar poco a poco. No quieren alarmar a nadie antes de estar en condiciones de hacerse obedecer pero, como es natural, los norteamericanos son reacios a permitir que China se erija en una superpotencia rival no solo económica sino también geopolítica.

Miran con inquietud la instalación en Neuquén de una “estación espacial de exploración lunar” que, sospechan?, podría resultar ser una base militar en que, según parece, imperará la ley china, de tal modo haciendo de ella una especie de enclave extraterritorial parecido a los creados por los europeos en China misma cuando era débil.

Comparten la preocupación de los norteamericanos muchos políticos opositores; no quieren que la Argentina ate su destino a un país de cultura radicalmente distinta de la occidental, uno que, para más señas, podría aprovechar su inusitada fortaleza financiera para conseguir concesiones que, entre otras cosas, le permitirían arrasar con la crónicamente precaria industria local.

Acercarse a China (de progresista tiene poco), por motivos pragmáticos puede justificarse, siempre es bueno multiplicar las opciones financieras y comerciales, pero sería mejor no comprometerse demasiado, ya que el expansionismo que es congénito de un país que encarna una civilización ajena a la occidental podría provocar conflictos militares no solo en la zonas adyacentes –los filipinos, vietnamitas y japoneses se sienten cada vez más nerviosos–, sino también en otras partes del mundo.

En cambio, procurar seducir a Putin justo cuando, después de anexar Crimea con el beneplácito de Cristina, está tratando de apropiarse de pedazos de Ucrania oriental y amenazando a los países bálticos y otros vecinos, no puede considerarse una buena idea: los beneficios concretos para la Argentina de la provocación presidencial serán escasos, mientras que los costos de una eventual reacción negativa europea y norteamericana podrían ser abultados.

Aún menos comprensible para el mundo exterior es el entusiasmo desbordante que siente Cristina por lo que aún queda de la revolución cubana y por el cada vez más esperpéntico simulacro bolivariano. Por razones biológicas y económicas, ya que la isla está en la vía, la brutal dictadura gerontocrática de Fidel y Raúl tiene los días contados. Tal y como están las cosas, Cuba no tardará en reintegrarse a la esfera de influencia yanqui, alternativa esta que, desde luego, indigna muchísimo a Cristina.

En cuanto al amigo venezolano Nicolás Maduro, el heredero del endiosado Hugo Chávez que, nos asegura, se transformó post mórtem en un pajarito parlanchín, sería difícil concebir un líder nacional más bufonesco. Bajo su conducción extravagante, Venezuela está hundiéndose. No es que los antecesores de Maduro fueran prodigios de eficiencia. Gracias a sus reservas gigantescas de petróleo, a través de los años Venezuela ha recibido el equivalente de varias docenas de Planes Marshall, pero despilfarró todos. La caída estrepitosa del
precio del crudo ha dejado exánime a la República Bolivariana al privarla del dinero que necesita para importar bienes tan rudimentarios como papel higiénico, el producto cuya ausencia mejor simboliza el fracaso ignominioso del socialismo del siglo XXI.

El giro diplomático espectacular protagonizado por Cristina, con la aquiescencia de la servidumbre, se debe no solo a su deseo patente de desempeñar un papel revolucionario en el escenario internacional, de tal manera complaciendo a los militantes de su proyecto particular, sino también al fastidio que le ha motivado la falta de interés de Barack Obama en congraciarse con ella. Ni siquiera la ha invitado a cenar en la Casa Blanca para que le baje línea, mientras que en reuniones internacionales en las que participan los dos, como la Cumbre de las Américas que hace poco se celebró en Panamá, la trata con un grado creciente de desdén burlón, lo que la enfurece aún más.
El ex presidente uruguayo Pepe Mujica dista de ser el único mandatario que la ha visto metamorfosearse en una “araña mala”. 

En la política exterior argentina también han incidido la refriega con los buitres, la denuncia, en vísperas de su muerte en circunstancias que tal vez nunca sean aclaradas, del fiscal Alberto Nisman de lo que creyó estaba detrás de la aproximación a la teocracia iraní y las críticas del modelo económico formuladas por funcionarios norteamericanos.

Amiga desde siempre de las teorías conspirativas, Cristina se dice convencida de que “todo hace juego con todo”, con ella la víctima de una inmensa conjura planetaria. Puesto que, por razones comprensibles, los más preocupados por el pacto presuntamente informal con Irán son los israelíes y entre los personajes que, según Cristina y sus simpatizantes, están confabulando en su contra se encuentran muchos judíos, no sorprendería demasiado que terminara afirmándose blanco de una ofensiva del “ente sionista”, brindando así a los muchachos de Quebracho y otros “luchadores sociales” un pretexto inmejorable para lanzar una ofensiva antisemita similar a las emprendidas por los compañeros chavistas en Venezuela.

__________________________

COMENTARIO:  “SENTIDO COMÚN 2015  

de Gastón Saint Martin [editor de este Blog (Estados Unidos de Toda América)]

_____________________________

 

A nivel de simple ciudadano de a pie, o de militar sin mas grado que “soldado conscripto, o como máximo “soldado dragoneante” … que yo sepa: … La Constitución Nacional Argentina, que el genial Juan Bautista Alberdi propuso para La Republica Argentina (Constitución aprobada por unanimidad y aun vigente) … es de las pocas en este planeta, sino la única, que en vez de innecesariamente enumerar derechos inalienables, en forma muy clara y en términos durísimos, PROHÍBE lo que de ninguna manera se puede hacer en un Sistema Republicano como el Argentino,  … y … en el caso de que “algún TRAIDOR A LA PATRIA” lo intente, ...lo hecho sería de “NULIDAD INSALVABLE” … y a quienes lo hiciesen o colaborasen los sujetaría a la responsabilidad y a LA PENA DE INFAMES TRAIDORES A LA PATRIA”

Ahora bien: Yo me pregunto, … y te pregunto amigo lector, … y les pregunto a Los Estados Unidos de Norte América (Senador Durbin y Presidente Obama), … y le pregunto al Reino Unido de Gran Bretaña (Queen Elizabeth II), … y le pregunto al Reino de Holanda (Argentina Queen Máxima), …  y le pregunto al Estado Vaticano (Su Santidad Papa Argentino Francisco):

“Con UNA HERRAMIENTA Legal y Constitucional TAN PODEROSA COMO EL ARTICULO 29 DE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL ARGENTINA[1] … ¿COMO ES QUE desde Septiembre de 1930 al presente CONTINUAMOS EMPUJANDO a La Republica ARGENTINA al CAOS, a la TIRANÍA, y al “REINO DEL MAL”? … que la abre y deja expuesta al mezquino latrocinio y pillaje internacional na Naciones con criterios arcaicos?…

¿Es para continuar robando unos miserables millones de dólares que hoy, la ética y moral Internacional condenan unánimemente?  ¿Vamos a regalar La Patagonia, La Republica Argentina y su soberanía, Las Islas Malvinas y La Antártida... nada menos que a China… y a Rusia? ambos buenos países para visitar amistosamente, comerciar, y mantener relaciones civilizadas, … pero que histórica y culturalmente poco tienen de común con nosotros y nuestra cultura económica y sociopolítica? …  

En ninguna Nación las guerras las hace “la gente Simple” (El Pueblo). Desde siempre y en todos lados las guerras las han hecho “los gobiernos” (totalitarios o representativos) incluido el de la misma Iglesia Católica. La mayoría de las veces las han justificado con errores cometidos, justamente al no prestar atención al SENTIDO COMÚN de la gente, simples ciudadanos de a pie… concentrados no en política, sino en su “full time job de sobrevivir con dedicación exclusiva…

El ejemplo mas reciente de guerras criminales inglesas en América[2] fue La Guerra Austral de 1982 (Malvinas o Falkland), cuyo estado de guerra aun está activo[3]). Fue ese un típico ejemplo de una tremenda decisión gubernamental tomada en absoluta soledad, no solamente aislada del SENTIDO COMÚN del pueblo, también de sus amigos partidarios, de su partido conservador, de la oposición, y de todo el Reino Unido, y contra los intereses estratégicos y económicos ingleses, contra su propia Reina, y contra sus aliados de USA (Kirckpatric[4] y el Presidente Regan) y la NATO.

La peor Primer Ministro del Reino Unido[5] abandonó a la Reina Elizabeth II que hoy la sobrevive, a tratar de arreglar ese entuerto de su responsabilidad, en difícil negociación con China y Rusia; sin llegar a otra guerra.

¡Si! … por ¡increíble que parezca fue así! … y no encuentro una forma clara para enfatizar que cuando sostengo “todos” significa “TODOS”, y en este caso, aun el propio gobierno, y el pueblo, pues: o fueron mal informados con mentiras, o no informados de nada, y eso –Hoy- es gravísimo, pues al prescindir del “consentimiento Informado”; viola un derecho mas antiguo e importante como el de votar, me refiero al “consentimiento a ser gobernado de esa forma”[6]

__________________________________

[1] Articulo 29 de la Constitución Nacional Argentina 1853 (vigente)

El Congreso no puede conceder al Ejecutivo Nacional, ni las Legislaturas Provinciales a los Gobernadores de Provincia facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones y supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los INFAMES TRAIDORES A LA PATRIA.

[2] Ver “El Crimen de La Guerra” del Canciller de La Paz, Juan Bautista Alberdi, obra mas que adecuada para analizar a la Guerra Austral de 1982, en la que la participación Argentina fue legal, y la Inglesa criminal.

[3] Ver Declaración Testimonial como perito del TCO del Estratega General Auel (agregar aquí el Link al video de tres horas de testimonio)

[4] Jeane J. Kirkpatrick, was President Reagan’s first United Nations ambassador and a beacon of neoconservative thought who helped guide American military, diplomatic and covert action from 1981 to 1985, she died at her home in Bethesda, Md. She was 80. Ms. Kirkpatrick became the United Nations ambassador on the strength of a 10,000-word article she published in the neoconservative magazine Commentary in November 1979. The article, “Dictatorships and Double Standards,” drew a bright line between right-wing pro-American governments and left-wing anti-American ones.

[5] La Primer Ministro Inglesa Margaret Thatcher es considerada la “peor PM de toda la historia Inglesa. Esa reprimida critica estalló como rebeldía de “La gente” contra el gobierno Ingles cuando este dispuso llevar 1000 militares al sepelio de MT para rendirle honores. Fue recién en esa ocasión que “La Gente” rompió la orden de silencio y veda a la información documental a los hechos ocurridos en Malvinas en 1982, incluidas bajas, perdidas de material bélico, y costos económicos y de prestigio nacional. Hoy los propios militares ingleses respetan y admiran a sus colegas militares Argentinos y hasta reconocen que “Las islas Malvinas, son argentinas por historia, por derecho y por el valor y pasión conque las defendieron … cosa que no hemos visto en ningún lado … y sepan que en esto … tenemos experiencia (manifestaciones del Comandante de la Task Force (Woodward) Esta opinión NO es compartida del propio infame gobierno traidor argentino (Articulo 29 CN -1853)

[6] Releer la Declaración de La Independencia, aprobada por “unanimidad” de las primeras trece colonias, gracias a la colaboración de las ideas simples de Thomas Pain en sus panfletos “Common Sense” y las ideas mas académicas de Thomas Jefferson (mas un gobernante que un simple ciudadano)

ISLAS MALVINAS SOBRE LA PLATAFORMA CONTINENTAL PATAGONICA sustentan a 2000 islenos con derechos plenos de nacionales Argentinos. expuestos a ser "VENDIDOS a CHINA...

ISLAS MALVINAS SOBRE LA PLATAFORMA CONTINENTAL PATAGONICA sustentan a 2000 islenos con derechos plenos de nacionales Argentinos. expuestos a ser “VENDIDOS” a CHINA…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: